lunes, 25 de junio de 2007

Kumano Nyakuoji-jinja shrine

Siempre me ha llamado la atención el cuervo de tres patas como escudo o símbolo de la selección japonesa de fútbol. Según la tradición proviene de una leyenda y recibe el nombre de Yatagarasu. Así que me decidí visitar, después de mis clases de japonés en Kyoto, un pequeño santuario donde figura la presencia de este cuervo.
Kumano Nyakuoji-Jinja shrine es uno de los tres santuarios de Kumano en Kyoto junto a Imakumano Jinja y Kumano Jinja. Situado al pie de una montaña en el extremo sur del paseo de la filosofía se encuentra rodeado de antiguos árboles. Es un área muy popular por los colores de las hojas en otoño y es catalogado como un lugar adecuado para escapar del calor en el verano. Este santuario shinto está dedicado a cuatro divinidades: Kunitokachi-no mikoto, Izanagi-no mikoto, Izanami-no mikoto y Amaterasu-Oomikami. Fue establecido como un santuario guardián en 1160 por el retirado emperador Goshirakawa, quien invitó a la divinidad Kumano Gongen para que lo usara como su residencia.
Su nombre fue tomado de Nyakuichioji, otra denominación para Amaterasu. Y según la historia, el shogunato Muromachi y las familias guerreras de ese tiempo patrocinaron y protegieron este santuario que fue muy famoso por sus bellos árboles de cerezo. Por ejemplo, en este lugar, en marzo de 1465, el shogun Ashikaga Yoshimasa celebró una gran fiesta del cerezo en flor. Destruido durante la guerra Onin (1467-1477) el santuario y sus recintos aledaños fueron reconstruidos hace 400 años por Toyotomi Hideyoshi.
Es muy difícil resumir la historia de los santuarios Shinto, pues cada uno de ellos tiene su propia historia peculiar, leyendas, calendario ritual, kami engarzado y creencia asociada. Además, algunos santuarios son muy antiguos y existen antes de cualquier expediente o antecedente escrito. Sin embargo, algunas características son comunes, por ejemplo, cada santuario se dedica a un Kami específico que posea una personalidad divina y que responda a los rezos sinceros del fiel. Al entrar en un santuario, se pasa a través de un Tori, una puerta especial para los dioses, que marca el paso entre el mundo finito y el mundo infinito de los dioses. Los creyentes respetan a los animales como mensajeros de los dioses y siempre se encuentran un par de estatuas de “koma-inu” (perros protectores) en el santuario.

1 comentario:

Rodrigo dijo...

Oi, achei teu blog pelo google tá bem interessante gostei desse post. Quando der dá uma passada pelo meu blog, é sobre camisetas personalizadas, mostra passo a passo como criar uma camiseta personalizada bem maneira. Até mais.